¿Qué es la meditación antroposófica?

¿Qué es la meditación antroposófica?

La meditación antroposófica emplea la elevación del pensar, camino que mostró Rudolf Steiner para poder llegar hasta lo espiritual.

Es convertir un pensamiento en experiencia

Lograr que el pensar se desenvuelva en el alma hasta que se encuentre en la esencia o lo que Steiner llamaba reflexión contemplativa. Es decir poder hacer reverberar en nosotros lo espiritual, aquello que está más allá de nuestros sentidos. Otra manera de expresarlo sería que nuestro Yo superior se vaya haciendo cargo cada vez más cargo de todas nuestras acciones.

Esta meditación transforma completamente a la persona haciendo que se forme conceptos completamente nuevos más verdaderos.

Es el camino que le permite fusionarse con lo espiritual, aquello que San Juan de la Cruz habiendo descrito como amada en amado transformada.

Así la meditación se convierte en el camino que permite al hombre encontrarse con su verdadero ser, su yo eterno e indestructible.

Una elevación del pensar paso a paso

Percepción de una realidad que quisiera mejorar

Trato de identificar una situación que quiero cambiar. No debe ser un deseo egoísta que mejore mi situación o mi vida, sino algo que ayude a la evolución de la humanidad.

En palabras de Steiner buscaré algo reconocido como bueno, renunciando a mi voluntad egoísta

Observo la situación elegida de una forma objetiva absteniéndome de todo juicio.

Trato de llevar a cabo una observación fenomenológica del hecho. En una forma descriptiva a la que no le añado nada de mi. Que hable la situación concreta. Trato de concentrarme durante unos minutos en mis pensamientos y ser dueño de ellos. Haciéndome dueño de mi pensar, evitando que esta tenga una vida propia.

Conocimiento imaginativo

El mundo espiritual solo lo podemos imaginar, puesto que no es material y, por tanto, no lo podemos captar con nuestros sentidos.

Por eso, es tan importante este paso, en el que se trata de crear imágenes independientes de las percepciones sensoriales. Comienzo a crear representaciones claras con pensamientos y gestos que traten de cambiar la situación en el camino que he decidido, con las condiciones de desapego respecto al deseo egoísta antes mencionado.

Tras crear esas imágenes con mi pensar trato de dotarlas de de vida. Genero seres y les doto de fuerzas hasta que comiencen a tener una existencia propia.

Posteriormente, comenzaremos a relacionarnos con esa imagen como si no hubiese sido creada por nosotros y para llegar a entrar en contacto con ella.

Inspiración

El siguiente paso es eliminar la imagen producida por mi, pero mantener los sentimientos internos y los estímulos que he necesitado para poder crear esa imagen en mi.

Entro dentro de mi y comienzo a entrar en un diálogo interno con aquel que había creado ese pensamiento imaginativo en mi.

La intuición

En el tercer paso elimino también hasta la actividad interna, pero me mantengo despierto. Me identifico con el ser espiritual que se ha formado, con su vida, su organización y su relación con el mundo espiritual.

Dejo que mi ego desaparezca y me fusiono con ese ser espiritual.

De esta manera, puedo lograr que todo pensamiento, percepción, sentimiento e impulso para actuar sea una expresión de la vivencia espiritual, algo que requiere una enorme práctica.

De esta manera podemos ayudar a crear nuevas realidades

Experiméntalo con nosotros

Si quieres probar la experiencia gratuita de meditar con nosotros puedes probarlo todos lo lunes a las 20:00 (hora española). En nuestro espacio Meditanoia

Contacta con nosotros

Deja un comentario

error: Content is protected !!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad